Puesto de atención al cliente

Diseñamos un punto de atención al cliente, que refleja la imagen que la empresa quiere trasladar al cliente. El estilo, el color, la estructura, la uniformidad, la decoración, la limpieza, el orden, etc..., definen la imagen que la empresa quiere comunicar a su cliente final y ayudan a definir lo que esta le puede ofrecer.

En este caso se trata de un puesto de información para una empresa inmobiliaria que se ubicará dentro de un centro comercial.

 

Los mostradores de atención al cliente disponibles comercialmente no satisfacían a la empresa promotora por ser todos demasiado impersonales y estandarizados, por lo que se recurrió a un diseño totalmente personalizado y a medida, pero que a pesar de ello fuera fácilmente trasladable a cualquier otro lugar o reproducible.

 

En este puesto de atención al cliente se va a realizar la actividad de información y venta, y se ha diseñado pensando en la ergonomía de los profesionales que en él trabajan, que facilite su labor, y que permita la máxima comodidad y prestaciones también para los clientes. La actividad informativa en el mismo se va a realizarse durante un tiempo largo por lo que se ha diseñado un mostrador para que tanto los profesionales como los clientes permanezcan sentados cómodamente.

 

Puesto de atención al cliente. Vista ISOMETRICA.
Puesto de atención al cliente. Vista frontal
Puesto de atención al cliente. Vista LATERAL
Puesto de atención al cliente. SILLA
Puesto de atención al cliente. DETALLE MUEBLE
Puesto de atención al cliente. VISTA MESA PLANTA
Puesto de atención al cliente. VISTA LUCES MESA
Puesto de atención al cliente. VISTA MESA LÁMPARA
Puesto de atención al cliente. DETALLES
Puesto de atención al cliente. Detalles

Otro objetivo del diseño era crear un puesto de atención o mostrador que se pudieran adaptar o trasladar fácil y rápidamente a cualquier otra ubicación, y que resolviera todas las funciones necesarias para el puesto de trabajo que se desempeña, desde la lectura de planos, manejo de catálogos, espacio para el ordenador, así como una intensa labor comercial con el cliente directo o mediante llamadas telefónicas y videollamadas con clientes.

 

Dentro de las condiciones estructurales, se ha estudiado detalladamente la adecuada iluminación sobre los planos horizontales y los rostros, y el control de los reflejos, así, como la necesidad de amplificación de la voz a uno y otro lado del mostrador. Queremos estimular simultáneamente los canales visuales y sonoros para optimizar la capacidad de percepción de los usuarios. La iluminación, el mobiliario, la postura corporal y otras condiciones pueden ayudar a reducir el cansancio y la incomodidad, y mejorar la percepción del cliente predisponiéndole de forma positiva frente al producto. También ayudarán al profesional a aumentar la productividad en su puesto de trabajo.

 

Además de tratarse de un espacio que refleje la imagen corporativa, para el desempeño del trabajo será necesario disponer de impresora, catálogos y otros materiales como muestras, que quedarán ocultos en los numerosos muebles para almacenamiento del que dispone el pequeño puesto de información. Como ya se ha explicado, contará también con un adecuado aislamiento acústico y buena iluminación.